Archivos de la categoría Colegio

En el año 2005 surge la inquietud de formar la Comunidad Educativa Colegio
Leonardo Da Vinci de Vicuña como respuesta al déficit de Establecimientos
educacionales particulares subvencionados en la ciudad de Vicuña, debido al
crecimiento de la población, además del deseo de aportar la experiencia educativa
del equipo que ya creó anteriormente el Colegio Leonardo Da Vinci de Coquimbo.
De este modo, en el mes de mayo del 2005 la Sociedad Educacional Senderos
Limitada adquiere el terreno ubicado en la ciudad de Vicuña, Avenida Las Delicias,
no 15 – D inmediatamente se encarga el diseño arquitectónico de un
establecimiento moderno, amplio y apropiado para cumplir con todas las
exigencias de la educación de hoy.
Bajo licitación privada se encargó la construcción del diseño para abrir las puertas
a los alumnos de Vicuña en marzo del 2006.

Leonardo da Vinci en nuestra filosofía

El Renacimiento fue una de las grandes épocas de la humanidad, y que para expresar toda la profundidad que encerraba necesitó crear gigantes, y los hizo.

Leonardo da Vinci - Self-Portrait - WGA12798

Los grandes hombres del Renacimiento eran grandes por su inteligencia, por su carácter, por su pasión, por su sensibilidad. Eran humanistas, ante todo. Amantes del hombre y de todo lo que a él concierne.

La división del trabajo no había llevado aún a la especialización de las funciones que, en muchos sentidos, vuelve al hombre esclavo de la vida. Produjo el Renacimiento hombres excepcionales, uno de los más excepcionales, sin duda, fue Leonardo da Vinci. Se le conoce generalmente como un pintor de genio, y lo era; pero fue mucho más que un pintor. En él, por primera vez en la historia, se asocian, conscientemente, racionalmente, la conjunción de la creatividad, la inteligencia y la sabiduría.

Son estas capacidades las que queremos fomentar en nuestros niños, niñas y jóvenes, donde convivan el pensamiento y la acción; la teoría y la práctica; el arte y la ciencia; la filosofía y el impulso irrefrenable de transformar positivamente su mundo, el de hoy y el de mañana.

Filosofía educacional

La educación es una posibilidad y una categoría humana. Una posibilidad en cuanto a que sea viable, y factible el proceso educativo. Y una categoría humana, en cuanto a que sólo el hombre, y sólo de él se predica que es educable.

Del hombre se afirma también, que es perfectible, en cuanto es un ser inacabado, con vocación a ser más, que evoluciona y trasciende; un ser histórico, sociable, perfectible, un ser que va tras su propia dignidad, en la consecución de una mayor perfectibilidad. La educación es un proceso de superación individual, puesto que con ello se intenta que el sujeto se vaya desarrollando y haciendo efectivas sus propias potencialidades y posibilidades, que vaya descubriendo sus propias limitaciones y asumiendo los tipos de actividades, relaciones y manifestaciones, más acordes con sus características personales.

Es en este concepto que queremos asumir el desafío de educar a personas capaces de ser perfectibles, considerando su singularidad porque sólo el hombre se diferencia individualmente por el espíritu que lo distingue y como ser espiritual hace referencia a la búsqueda constante de una identidad, como el encuentro consigo mismo y con los demás, hasta llegar a un encuentro total con el creador.

A partir de lo anterior, concebimos la educación como un proceso dinámico y perfectible, que se caracteriza por su acción y su forma sistemática y científica, cuyo fin permite el desenvolvimiento integral de las potencialidades más significativas y distintas del ser humano, en el desarrollo de su afectividad, su intelecto y sus destrezas sicomotoras.

Los seres humanos constituyen el “ser”, y las concepciones el “debe ser”. Entonces, para que el “ser” pueda lograr el “deber ser”, nuestra concepción educativa ha de construirse basada en lo que queremos lograr al formar en nuestros educandos a personas dotadas de capacidades intelectuales, físicas, afectivas, artísticas y motoras y con una base valórica que les permita ser personas felices y realizadas aportando al engrandecimiento de nuestra nación.